Salvando una vida en Año Nuevo

4665 2087

Con la temporada de feriados occidentales ya en su apogeo, y siendo que Al-lah, Glorificado sea, Ha liberado a Shaitan (Satanás) de las cadenas que le había impuesto durante el mes de Ramadán (Al-lah, Glorificado sea, Promete mantener a Shaitan aislado durante el mes de Ramadán para que los musulmanes se concentren mejor en la adoración durante este sagrado mes, libres de sus tentaciones), es importante que los musulmanes sean prudentes en sus actividades de entretenimiento.

De especial preocupación en este periodo particular del año deben ser las celebraciones y jolgorios de la víspera de Año Nuevo.
La semana pasada, un amigo mío musulmán me preguntó casi casualmente qué iba a hacer para el año nuevo. Él supuso que yo tenía algún plan de asistir a una fiesta, ver una película o participar en alguna otra actividad para marcar la transición del 2009 al 2010. Le informé a mi amigo, muy a su pesar, que la única actividad en la cual participaría esa noche seria aquella que implique estar en casa e inconsciente, en otras palabras: dormir.
Desafortunadamente, hay muchos musulmanes que escogerán unirse a sus contrapartes no musulmanes en las celebraciones de fin de año. He escuchado las varias justificaciones que dan los juerguistas musulmanes para participar en tales actividades. La excusa típica es que las celebraciones de la víspera de Año Nuevo son seculares y no religiosas, por lo tanto, son perfectamente aceptables para los musulmanes siempre y cuando no se ignoren las prohibiciones islámicas básicas (ingerir bebidas alcohólicas, consumir cerdo, etc.).
Tales excusas, sin embargo, quedan cortas en el ámbito de la aplicación. Para empezar, los musulmanes tienen dos ‘Id (festivales), estas son dos oportunidades permitidas para celebrar, y establecer días festivos más allá de ambos se ha probado muy controversial hasta dentro de la misma comunidad musulmana. Entonces, salirse de las enseñanzas islámicas para establecer y luego celebrar festividades hace que las cosas se compliquen mucho más. Y en cuanto al Año Nuevo, no se trata simplemente de un evento no religioso, desprovisto de elementos que entran en conflicto con lo que Al-lah, Glorificado sea, Ha Establecido en el Islam. De hecho, Año Nuevo, al igual que tantas otras festividades occidentales, está firmemente enraizado en tradiciones paganas.
Además, Al-lah y Su mensajero, sallallahu ‘alaihi wa sallam, advirtieron a los musulmanes acerca de pasar su tiempo con individuos que se encuentran realizando actos prohibidos. Entonces, no solo el consumir bebidas alcohólicas está prohibido, sino que el compartir la compañía de aquellos que las consumen también es reprobable. Y con el ambiente de borrachera generalizado que caracteriza a la víspera de Año Nuevo, parece simplemente imposible celebrar la velada sin entrar en peligroso contacto con gente y actividades que deben ser evitadas.
Pero, aún viéndolo desde un punto de vista más práctico, existen razones relacionadas con la seguridad física para evitar las celebraciones de Año Nuevo. Según la Mothers Against Drunk Driving (MADD) [Madres en contra de la conducción bajo efectos del alcohol], el 40% de los accidentes fatales de tránsito en la víspera de Año Nuevo del año anterior estaban relacionadas con el consumo de bebidas embriagantes. En 1999, la figura era del 50.3%. Citando estadísticas federales, MADD también nota que "En 1999, hubo casi 2 muertes relacionadas con la conducción bajo efectos del alcohol cada hora, 43 por día y 303 por semana. Esto equivale a que dos aviones de pasajeros se estrellen semanalmente".
En otras palabras, las carreteras son peligrosas; y siendo que la incidencia de accidentes relacionados con el alcohol aumenta en los feriados festivos, simplemente hace mucho sentido quedarse lejos de los caminos mientras que haya mucha más gente irresponsable emborrachándose y conduciendo bajo la excusa del ambiente generalizado de diversión.
Entonces, si el entretenimiento es una necesidad para ti en la víspera de Año Nuevo, será mejor que mires algún programa educativo, leas un libro o simplemente pases tiempo extra con la familia. Si Al-lha Quiere, es muy posible que al hacerlo estés salvando tu vida y las vidas de aquellos que amas. Y como recompensa principal, puede que hasta salves tu Ajira (otra vida) al evitar aquello que desagrada a Al-lah, Glorificado sea.

Related Articles